A-Z Site Index

‘Día Mundial del Cachorro’: conoce a Foxtrot, el perro maravilla en una misión

Rescatado por el personal del Programa Mundial de Alimentos, la estrella canina cuenta sus experiencias en Cox’s Bazar, Bangladesh.

Para conmemorar el lunes 23 de marzo, Day Día Mundial del Cachorro ’(aún no es un día oficial de la ONU), quería compartir mi historia. Soy un cachorro con un trabajo muy importante. Ayudo al Programa Mundial de Alimentos a salvar vidas y cambiar vidas en Cox’s Bazar, Bangladesh, que también es el hogar del campo de refugiados más grande y sobrepoblado del mundo.

Las personas que viven en los campamentos son refugiados de Rohingya, que tuvieron que huir de sus hogares en Myanmar debido a la violencia en 2017.

Mis colegas apoyan a todos los refugiados de Rohingya aquí asegurándose de que tienen cena todas las noches, manteniendo los campamentos lo más seguros posible de los desastres naturales y asegurándose de que los niños recién nacidos estén nutridos. Soy una parte clave de la respuesta y tengo mi propia tarjeta de identificación, oficina y plato de comida.

Quizás os preguntéis qué puede hacer un cachorro como yo, sin pulgares y una terrible coordinación integral, para ayudar en una operación como esta. Bueno, todos tenemos habilidades para retribuir al mundo y mis colegas han desarrollado una «lista de responsabilidades y deberes especiales» para mí, que es muy variada y extensa.

Uno de los trabajos que más me gusta es asegurarme de que nadie esté demasiado estresado. Trabajar en una emergencia puede sacar mucho de una persona, pero si veo que alguien parece que necesita un poco de alivio del estrés, corro hacia ellos con un juguete en la boca y empujo mi cabeza contra su pierna. Esa es mi forma especial de pedirles una palmadita o jugar conmigo. Los humanos son criaturas simples y es sorprendente lo bien que funciona para aliviar cualquier tensión.

Soy el único en mi equipo y soy la mascota del Programa Mundial de Alimentos. A menudo puedes encontrarme visitando a mis colegas en los campamentos para asegurarme de que su trabajo se desarrolla sin problemas.

Cuando no hace demasiado calor, también me pongo mi capa de PMA, y hace sonreír a la gente de mi alrededor.

Ayudo a los niños a reír y jugar. Los niños en los campamentos asisten a centros de aprendizaje todos los días, donde les damos galletas de alta energía para ayudarlos a concentrarse. Cuando visito, todos piensan que es muy divertido. Muchos de ellos tienen miedo de los perros como yo, pero después de unos minutos se dan cuenta de que soy súper amigable y están ansiosos por darme golosinas.

Pero, ¿cuál es mi trabajo más importante? Le recuerdo al mundo sobre el pueblo Rohingya. Utilizo Instagram para contarle al mundo la historia de los Rohingya y la respuesta a esta crisis. Han estado aquí durante más de dos años y es fácil para la gente olvidar que hay 855,000 personas viviendo en un campo de refugiados superpoblado en Cox’s Bazar.
Así que uso mi aspecto juvenil, mi sonrisa contagiosa y mi personalidad encantadora para captar la atención de personas de todo el mundo y contarles algo importante.

Algunas personas han preguntado por qué un cachorro como yo querría trabajar como humanitario y ayudar a los Rohingya en lugar de simplemente perseguirme la cola todo el día. Aunque disfruto persiguiendo mi cola, también sé lo que es no tener a nadie.
Cuando era cachorro perdí a mi madre. Estaba solo en el mundo sin nadie a quien recurrir. Vi algunos miembros del personal del PMA y comencé a seguirlos porque sabía muy bien que tratarían de ayudarme. Lo hicieron. Me recogieron, me dieron algo de comida y buscaron a mi madre por todos lados sin éxito. Al final del día, me puse a su oficina y me dijeron que el PMA podría ser mi nuevo hogar.

Cuando supe de los Rohingya, recordé el tiempo oscuro de mi vida cuando no tenía a nadie a quien recurrir. Recordé cómo intervino el PMA para ayudarme. Eso me hizo estar seguro de que quería ayudar al PMA, así que solicité un trabajo.

Dicen que los perros con trabajo son los más felices y eso definitivamente es cierto para mí. Me encanta poder pasar mis días rodeado de compañeros que quiero y que me quieren. Me encanta la cámara y cuando sale sé cómo posar de una manera que haga reír a mis amigos. Pero, sobre todo, me encanta ver la diferencia que estamos haciendo en la vida de las personas todos los días.

últimos articulos

La COP26 queda aplazada a 2021

La conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP26), que iba a tener...

Mensaje del Secretario General con ocasión del Día Mundial...

En el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, reconocemos y celebramos los derechos...

Os presentamos a Pablo García, Director Artístico de The...

Elogiado en numerosas ocasiones por la prensa especializada, The New Baroque Times se ha...

Las mujeres, las niñas y los trabajadores de la...

Cada día que pasa, la escala del COVID-19 crisis y sus consecuencias son cada...

La Dra. Paloma Gil del Álamo nos da unos...

La Dra. Paloma Gil del Álamo, especialista en endocrinología y nutrición y también conocida...